Guía completa para compostar.

Cada vez son más los residuos que se generan en el hogar, sobre todo en los que cuentan con familias numerosas. Sin embargo, hay una actividad que permite reciclar y obtener un gran beneficio: tierra de excelente calidad para las plantas

DE QUE SE TRATA

La composta en un abono orgánico que se forma por la degradación microbiana de ciertos materiales que se van apilando en capas y son sometidos a un proceso de descomposición. Los microorganismos se encargan de la descomposición o mineralización de los materiales de forma natural, por lo que es fácil de implementar.

LAS VENTAJAS DE COMPOSTAR Previene la erosión del suelo. La incorporación al suelo permite mejorar la estructura, reducir problemas de compactación y evitar la erosión. Por si fuera poco, incrementa la capacidad de retención de agua y el intercambio gaseoso, lo que al final favorece en el desarrollo. Sirve como insecticida El compostaje produce la degradación de la materia orgánica formando un líquido orgánico, que se puede emplear como insecticida o fertilizante, llamado lixviado. Este se considera un insecticida eficaz contra el tizón de la papa o el tomate, el mildu polvoso y el fisarium del manzano. Mejora la calidad del aire. Los residuos urbanos generan un incremento en las emisiones de CO2 impactando en el cambio climático. Es necesario tener en cuenta que la comida desperdiciada es un grave problema ambiental. Así que el compostaje puede ser una gran alternativa para mejorar la calidad del aire, reduciendo la quema de basura que se produce, además del humo, cenizas y productos tóxicos que pueden llegar a generar reacciones alérgicas, ataques de asma y un incremento de la toxicidad de las partículas en la atmósfera. Minimiza los residuos de los vertederos. Tan sólo con una bolsa de basura convencional se puede llegar a obtener un 50% de materia orgánica, la cual podría convertirse en humus, facilitando el desarrollo de plantas y cultivos. Por tanto, con 100 kg de residuos orgánicos se puede obtener hasta 40 kg de abono natural. Promueve la biodiversidad. Para transformar la basura orgánica o abono orgánico van a intervenir microorganismos, bacterias e insectos. En este proceso de descomposición, los seres vivos después de morir se convierten en materia prima para la tierra, lo que al final promueve la variedad de organismo de todas clases. Se puede emplear como decoración del jardín. En lugar de gastar dinero en bolsas de tierra para el cultivo, puedes usar un compuesto orgánico. Además, ayuda a embellecer el jardín o espacio creando un ambiente saludable para todos. Contribuye a la continuidad del ciclo de vida. En otras palabras, el compostaje es una manera de imitar a la naturaleza en su ciclo de vida. Por ejemplo, en el bosque cuando es otoño, las hojas de los árboles caen al suelo, junto con trozos de ramas y restos de materia orgánica, lo que a su vez es transformada en humus dando lugar a una tierra de un color oscuro. Reduce el uso de combustibles fósiles. Las fábricas al crear compost, emplean máquinas dependientes del petróleo (proceso de producción embalaje y transporte). En cambio con el compostaje natural, la basura se convierte en un abono orgánico con un proceso natural de descomposición, lo que reduce la huella de carbono. Además, el abono que se obtiene del proceso del compostaje ayuda a reducir el uso de fertilizantes químicos que contaminan los acuíferos por un exceso de nitratos. Funciona como un vínculo familiar. Al realizar el proceso de compostaje le enseñas a los pequeños de casa en ser conscientes y responsables de su entorno desde una edad temprana. Además, estarás cultivando el amor por la naturaleza en generaciones futuras.

UNA ACTIVIDAD APTA PARA TODO PÚBLICO

LA COMPOSTERA

Una alternativa, sencilla y eficiente, consiste en buscar recipientes como tachos, baldes, cajones y realizar el compostaje en su interior. Esto permite tener una mejor visualización del proceso, ver cuándo intervenir, se crean mejores condiciones sanitarias y la cosecha del producto final también es más fácil. QUE SI Y QUE NO SI: cáscaras de frutas, verduras y huevo, restos de infusiones (yerba, café y té), hojas y pasto cortado. NO: comidas elaboradas, carnes, lácteos, grasas, plásticos, latas, vidrio, pañales y excrementos de ninguna clase.

LO MEJOR QUE PODEMOS HACER ES DEVOLVERLE

A LA NATURALEZA ALGO DE TODO LO QUE NOS DA


COMO MANTENERLO Estos son los pasos claves que se debe realizar a lo largo de todo el proceso para obtener un producto final de excelente calidad, sin tener problemas de índole “higiénicos” (mal olor, presencia de plagas, putrefacción, etc). • Regar el compost con frecuencia (importante no excederse de agua) y la exposición directamente al sol en verano. • Mezclar con una pala o un implemento similar el contenido cada dos o tres días y, sobre todo, durante el período de agregado de residuos. • Ubicar el recipiente cerca de alguna rejilla para facilitar el drenaje de los líquidos que se originaron durante el proceso de compostaje. El exceso de materiales húmedos genera putrefacción y eso alienta la aparición de olores desagradables. • Para agilizar la descomposición, es conveniente comenzar el compostaje con una base de abono ya elaborado. • La duración de este proceso depende de la temperatura. Se calcula un período de dos meses en verano y de cuatro en invierno. • Cuando el compost está en su etapa de maduración, la incorporación de lombrices rojas californianas permite la transformación de ese abono en lombricompuesto, un sustrato con mayores propiedades nutritivas. El compost estará listo cuando tenga olor a tierra mojada, color oscuro y homogéneo (sin ver la diferencia de los residuos). Una vez finalizado este paso, ya está lista para colocar en macetas, canteros, huertas para sembrar. Seguramente esta tarea al final del día será muy gratificante ¿no, crees? Cande

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo