Recuerdo de una planta


petunias historia recuerdo
Imagen de_Alicja_enPixabay

Les cuento que lo primero que sentí fue incertidumbre, luego curiosidad y ahora desafío. Realmente no entendía la fuerza y la energía que las plantas podían trasmitir a las personas y a los espacios.


Recuerdo a mi abuelo hablándole al Limonero y contándole historias que solo quedan entre el limonero y él o a mi

abuela regando las petunias, sonriendo,

“mimándolas” para que los colibríes del barrio se acerquen a disfrutar el néctar de las flores.

Me costaba entender de chico –y algo no tan chico- viendo como adoraban sus plantas….como cuando estaban triste ellos iban a “conversar” con el limonero o con las petunias. Me imaginaba que estarían aburrido de mi…o aburridos ellos….o simplemente solo lo hacían, una costumbre.

Cuando empezamos a trabajar con las plantas, cuando comenzamos a diseñar el lugar, cuando empezamos a aprender sobre ellas, ahí entendí todo. El Limonero no era el “limonero” el limonero era mi abuelo….callado…solitario…siempre es su espacio –en el fondo del patio-…inamovible de alguna brisa….ácido –solo a veces menos ácido- pero siempre entero y allí parado. Y las petunias no eras las “petunias” era mi abuela…radiante….siempre alegre….preparándose para dar todo –como el néctar a los colibrí-…colorida…y allí ella, en la entrada de la casa como recibiendo y dando la bienvenida a la casa.

Hoy que mis abuelos no están mas…y el limonero se secó –llevándose las historias- y las petunias se marchitaron –dejando una entrada sin colores- pero cada vez que me acerco algunas de esas plantas es como acercarme de nuevo a ellos…y los recuerdo con cariño y anhelo.

En Kaldi cada vez que converso con las personas y me consultan sobre alguna planta, esta, siempre tiene historias detrás y son un vínculo con algún familiar querido o simplemente un momento especial. Los invito a volver a esos momentos…a compartir historias como la mía….a sonreír cada vez que ven esa planta o esa flor. Y a cuidarla para que esos momentos no sea solo un recuerdo…sino sea un legado… y seamos quien ahora nosotros les contemos historias o reguemos para que sus flores den su néctar a los colibríes.

Zurdo.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo